la costumbre

Sigo a full con la música argentina. Esta vez, “La costumbre”, de Arbolito, del disco “Cuando salga el sol”, del año 2007.

A la tristeza te acostumbrás
a la rutina te acostumbrás
a la pobreza te acostumbrás
a la derrota también te acostumbrás

A la bobera te acostumbrás
a no ser nadie te acostumbrás
a amar de culpas te acostumbrás
a ser esclavo también te acostumbrás

A comer mierda te acostumbrás
a la hamburguesa te acostumbrás
al sexo frío te acostumbrás
al maltrato también te acostumbrás

A la violencia te acostumbrás
al noticiero te acostumbrás
a la careta te acostumbrás
a la mentira también te acostumbrás

Pero diciembre existió
esta en rinconcito del alma buena
y como octubre mi amor
esas son cosas que vuelven,
que vuelven y ya

A fumar faso te acostumbrás
a tomar mate te acostumbrás
a hacer las compras te acostumbrás
a ser un seco también te acostumbrás

Al aire enfermo de la ciudad
al vino malo y a la resaca
a que te caguen te acostumbrás
a cualquier moda también te acostumbrás

Y se tenían que ir
pero la costumbre es tan fuerte nena
que aun están ahí
hasta que explote,
espera y verás

(Nunca me acostumbraré)
a esa señora buscando basura en la puerta de mi casa
(nunca me acostumbraré)
a tu carita de hambre pidiéndome algo para comer
(nunca me acostumbraré)
a tu barrio de lujo en frente de la villa
(nunca me acostumbraré)

(Nunca me acostumbraré)
a esa señora buscando basura en la puerta de mi casa
(nunca me acostumbraré)
a tu carita de hambre pidiéndome algo para comer
(nunca me acostumbraré)
a tu barrio de lujo en frente de la villa
(nunca me acostumbraré)
a ver tu banco vacío en la escuela
te fuiste a trabajar

dudar de la duda

La duda es una de las cosas que más nos aparece en la vida. Infinitas veces, con diferentes formas. Ante cualquier circunstancia, es difícil no dudar. Y la gran mayoría de las veces la respuesta se reduce a un sí o un no.

Identifico dos motores de la duda. El primero, quizá más saludable, tiene que ver con la reflexión, el buscar la mirada desde otro ángulo, analizar implicancias, entender que siempre hay información que nos falta y que nos podría ser útil para tomar una decisión. El segundo no es más que un mecanismo de defensa: a todos nos cuesta el cambio, tomar una decisión nos puede sacar de la zona de confort, hacernos vulnerables. En ese caso llegamos a dudar hasta de lo más evidente, y esto genera angustia: ¿por qué dudo?

En esos casos, el mismo mecanismo de la duda puede ayudar a dilucidar la situación. Esto es, dudar de la duda. Todo puede ser cuestionado, incluso la duda.

2004

Domingo, invierno, lluvia… ¡qué combinación! nostalgia al cubo, más o menos.

Me despierto pensando en una canción que hacía 10 años que no escuchaba, y que quería sacar sus acordes, ya que por esa época estaba aprendiendo a tocar el teclado. La canción: “Look what you’ve done”, de Jet. Que estaba de moda, la TV y las radios se cansaban de pasarla.

Inmediatamente abrí Youtube, puse la canción, y la escuché detenidamente. Agarré el teclado, googleé los acordes, y me puse a interpretarla.

Me traje todo el 2004. Todo, lo que yo era, el contexto, todo. De la canción en sí, nada especial, es una canción muy simple. Pero lo loco es ese link con vos mismo hace 10 años.

Cómo cambia la cosa, lo que uno recorre, maravillosamente impredecible.

jardín de gente

Gran tema de una de las bandas del Flaco, Spinetta y Los Socios Del Desierto, del disco homónimo, año 1997.

Alguien debió conservar
y cuidar con amor este jardín de gente
eso es lo que nunca será

Cómo harás para ver y aliviar el dolor
en el jardín de gente
algún acuerdo en tu alma tendrás

Y ya no sé
si es que amanece
o veo el cielo como
un gran collage…

Estás ciego al creer
que podrás evitar este jardín de gente
con dinero no se inventa el amor, no

Ya te hartaste de frutos
y peces y panes que comes sin suerte
y el andén espera por mí
y qué dirás cuando termines el bocado
de tu propia flor…

Oh, alguien debió conservar
y cuidar con amor este jardín de gente
a Dios nunca se le ocurrirá, no

Como harás para ver
y aliviar el dolor en el jardín de gente
algún acuerdo en tu alma tendrás

Y ya no sé
si es que amanece
o veo el cielo como
un gran collage…

El collage de la depredación humana

dejar ir

Dejar ir. De eso se trata. De cuestionar expectativas e ideales sobre uno y sobre los demás, de dejar ser al mundo, en lugar de decir nosotros cómo tiene que ser. Recibiendo y aceptando todo. Lo necesitamos en estos tiempos, donde cada uno parece estar en la suya, avasallando al mundo (por ende, a los demás).

Un gran libro que estoy leyendo. “The One Skill: How the Art of Letting Go Will Change Your Life”, de Leo Babauta.

poesía

Me encontré con este cómic genial (de Incidental Comics), acerca de la poesía:

Que traducido sería algo como:

  • Si analizás un poema muy de cerca, podés destruirlo.
  • Si criticás un poema, no va a cambiar su forma de ser.
  • Si te enfocás en un poema desde la distancia, puede eludirte completamente.
  • Si diseccionás un poema, preparate para lo que podés encontrar adentro.
  • Si ignorás un poema, él te puede dejar por alguien más.
  • Si volvés a un poema, crecerá su significado.
  • Si memorizás un poema, lo vas a notar en cualquier lugar donde vayas.
  • Si querés entender un poema, metete dentro de su lenguaje.

Simplemente, genial.

como un cuento

Una de las canciones que más me gustan, de una de las bandas que más me gustan.

“Como un cuento”, de Divididos, del disco Narigón del Siglo (2001)

la frase que más me quedó: “nunca te vi baldear el corazón”

Como un cuento
veo la gente caer
en esa lluvia que lavó este mar.
Como un cuento
de una historia más
de almas enamorando el final.

Nunca te vi baldear el corazón
un Chalchalero no es un Rolling Stone
debe haber un gran error
yo no lo sé
debe haber un gran error, si.

De secretos y clandestinidad
doble vida de un ser o no ser
nunca es el tiempo
que va a venir
y una bala con visa en La Paz.

Nunca te vi baldear el corazón
un Chalchalero no es un Rolling Stone
debe haber un gran error
yo no lo sé
debe haber un gran error, si.

Como un cuento
veo la gente caer
en esa lluvia que lavó este mar.
Como un cuento
de una historia más
de almas enamorando el final.

Nunca te vi baldear el corazón
un Chalchalero no es un Rolling Stone
debe haber un gran error
yo no lo sé
debe haber un gran error, si.

día nacional de la zamba

Es muy difícil definir la belleza. Para mí, la zamba se acerca mucho a la definición de belleza. Basta con escucharla detenidamente, es muy difícil de explicar.

Resulta que este hermoso ritmo tiene su día, hoy 7 de abril.

Comparto algunas interpretaciones de las zambas que más me gustan:

Piedra y Camino (de Atahualpa Yupanqui, interpretada por Baglietto/Vitale):

Zamba y Acuarela (de Raly Barrionuevo)

Maturana (de Castilla/Leguizamón, interpretada por León Gieco)

Zamba para olvidar (de Daniel Toro, interpretada por Pedro Aznar/Abel Pintos)

y una selección de zambas interpretadas por Luis Salinas

Algunos links más sobre el día de la zamba:

zamba del carnaval

Zamba de Gustavo “Cuchi” Leguizamón (letra/música), interpretación de Pedro Aznar, con Franco Luciani como invitado. Del disco “Quebrado Vivo” (2009).

Ese “empujón del diablo” que siempre nos falta, simplemente porque es algo que no podemos hacer por nosotros mismos…

Vengo desde el olvido,
toro serrano,
pa’ ver si mato penas
carnavaleando.

Me anda faltando plata,
chicha, coraje
y un empujón del diablo
pa’ enamorarte.

Carnavales carperos,
la chicha y la albahaca
llorando en el vino,
los caballos atados
vuelven a la luna al galope tendido,
y un empujón del diablo
me anda faltando.

Ven, bailemos la zamba
los dos solitos,
quiero trampearte el alma
con mi gualicho.

Un pañuelito blanco
busca consuelo,
mi corazón lo sigue
de vuelo en vuelo.

Carnavales carperos,
la chicha y la albahaca
llorando en el vino,
los caballos atados
vuelven a la luna al galope tendido,
y un empujón del diablo
me anda faltando.

nuevo blog técnico

Estoy bastante contento de comenzar un nuevo blog :–). “Todos somos hackers”, se llama. ¿La temática? GNU/Linux, software libre, programación, tecnología y más. Voy a ir moviendo de a poco los posts técnicos que están acá.

Pueden acceder desde el siguiente link: todos somos hackers

otoño

Y aquí está con nosotros el otoño, la mejor estación de todas.

Esa época en donde nos podemos acercar a cosas tan difíciles de definir como la belleza.

Una estación que invita a la reflexión, a ser nosotros mismos, auténticos. A mirar con más profundidad, a conocer, descubrir o admirar.

Una estación en donde lo que florece son las personas.

Una casa en donde estar. Después de rodar por un invierno sufrido, una primavera embriagada y un verano ruidoso.

Démosle la bienvenida. Pero más importante, démonos la bienvenida a nosotros mismos.

2014: cambios

Primer post del 2014. Hasta ahora nunca había pasado tanto tiempo sin postear, más de dos meses. No me siento bien con ello.

Pero lo cierto es que hubo circunstancias. Estuve más desconectado, recuperándome de lo que fue un cansador (pero muy satisfactorio a la vez) 2013, además de haberme tomado vacaciones en febrero (conocer el noroeste argentino fue una experiencia inolvidable, que seguro contaré en otro post).

2014 trae algunos cambios entonces. El cambio más grande es que voy a llevar todo el contenido técnico a un nuevo blog, que espero abrir pronto. De a poco, quiero darle identidad al sitio, y que deje de ser sólo una acumulación de cosas que tengo para contar. Separando los tantos, lo “profesional” por un lado, lo personal por otro. Otro cambio menor, puedo decir que el sitio ahora tiene nombre :–)

Espero no me gane lo urgente una vez más, poder comprometerme e ir compartiendo más.

links diciembre 2013

Y he aquí, ¡llegué a un año de entregas de links cada mes! Ahí van los de este mes:

técnicos

no técnicos

Los links de entregas anteriores:

Y más links en mi perfil en delicious.

de los virtuosos

Con truenos y con celestes fuegos artificiales hay que hablar a los sentidos flojos y dormidos.

Pero la voz de la belleza habla quedo: sólo se desliza en las almas más despiertas.

Suavemente vibró y rió hoy mi escudo; éste es el sagrado reír y vibrar de la belleza.

De vosotros, virtuosos, se rió hoy mi belleza. Y así llegó la voz de ésta hasta mí: «¡Ellos quieren además – ser pagados!»

¡Vosotros queréis ser pagados además, virtuosos! ¿Queréis tener una recompensa a cambio de la virtud, y el cielo a cambio de la tierra, y la eternidad a cambio de vuestro hoy?

¿Y os irritáis conmigo porque enseño que no existe ni remunerador ni pagador? Y en verdad, ni siquiera enseño que la virtud sea su propia recompensa.

Ay, esto es lo que me aflige: mentirosamente se ha situado en el fondo de las cosas recompensa y castigo – ¡y ahora también en el fondo de vuestras almas, virtuosos!

Mas, semejante al hocico del jabalí, mi palabra debe desgarrar el fondo de vuestras almas; reja de arado1 quiero ser para vosotros.

Todos los secretos de vuestro fondo deben salir a luz; y cuando vosotros yazgáis al sol hozados y destrozados, entonces también vuestra mentira estará separada de vuestra verdad.

Pues ésta es vuestra verdad: sois demasiado limpios para la suciedad de estas palabras: venganza, castigo, recompensa, retribución.

Vosotros amáis vuestra virtud como la madre a su hijo; pero ¿cuándo se ha oído decir que una madre quisiera ser pagada por su amor?

Vuestro sí-mismo más querido es vuestra virtud. Sed de anillo hay en vosotros: para volver a alcanzarse a sí mismo lucha y gira todo anillo.

Y semejante a la estrella que se extingue es toda obra de vuestra virtud: su luz continúa estando siempre en camino y en marcha – ¿y cuándo dejará de estar en camino?

Así la luz de vuestra virtud continúa estando en camino aunque ya la obra esté hecha. Ésta puede estar olvidada y muerta: su rayo de luz vive todavía y camina.

Que vuestra virtud sea vuestro sí-mismo, y no algo extraño, una piel, un manto: ¡ésa es la verdad que brota del fondo de vuestra alma, virtuosos! –

Mas recientemente hay algunos para quienes la virtud significa convulsiones bajo un látigo: ¡y, para mí, vosotros habéis escuchado demasiado los gritos de ellos!

Y hay otros que llaman virtud al hecho de que sus vicios se vuelvan perezosos; y cuando su odio y sus celos estiran alguna vez los miembros, entonces su «justicia» se despabila y se restriega los adormilados ojos.

Y hay otros que son arrastrados hacia abajo: sus demonios los arrastran. Pero cuanto más se hunden, tanto más ardientes relucen sus ojos y el ansia de su Dios.

Ay, también los gritos de éstos llegaron hasta vuestros oídos, virtuosos: «lo que yo no soy, ¡eso, eso son para mí Dios y virtud!

Y hay otros que llevan mucho peso y por ello rechinan, igual que carros que conducen piedras cuesta abajo: hablan mucho de dignidad y de virtud – ¡a su freno llámanlo virtud!

Y hay otros que son semejantes a relojes a los que se les ha dado cuerda; producen su tic-tac, y quieren que al tic-tac – se lo llame virtud.

En verdad, con éstos me divierto: cuando yo encuentre tales relojes les daré cuerda con mi mofa; ¡y ellos deberán encima ronronear! 2

Y otros están orgullosos de su puñado de justicia y a causa de ella cometen crímenes contra todas las cosas: de tal manera que el mundo se ahoga en su injusticia.

¡Ay, qué desagradablemente les sale de la boca la palabra «virtud»! Y cuando dicen: «Yo soy justo», esto suena siempre igual que: «¡yo estoy vengado!»3

Con su virtud quieren sacar los ojos a sus enemigos; y se elevan tan sólo para humillar a otros.4

Y también hay quienes se sientan en su charca y hablan así desde el cañaveral: «Virtud – es sentarse en silencio en la charca. Nosotros no mordemos a nadie y nos apartamos del camino de quien quiere morder; y en todo tenemos la opinión que se nos da.»

Y también hay quienes aman los gestos y piensan: la virtud es una especie de gesto.

Sus rodillas adoran siempre, y sus manos son alabanzas de la virtud, pero su corazón nada sabe de ello.

Y también hay quienes consideran virtud el decir: «La virtud es necesaria»; pero en el fondo creen únicamente que la policía es necesaria.

Y muchos que son incapaces de ver lo elevado en los hombres llaman virtud a ver ellos muy de cerca su bajeza: así llaman virtud a su malvada mirada.5

Y algunos quieren ser edificados y elevados, y llaman a eso virtud; y otros quieren ser derribados – y también lo llaman virtud.

Y de este modo casi todos creen participar de la virtud; y al menos quiere cada uno ser experto en «bien» y «mal».6

Mas Zaratustra no ha venido para decir a todos estos mentirosos y necios: «¡Qué sabéis vosotros de virtud! ¡Qué podríais vosotros saber de virtud!»

Sino para que vosotros, amigos míos, os canséis de las viejas palabras que habéis aprendido de los necios y mentirosos: Os canséis de las palabras «recompensa», «retribución», «castigo», «venganza en la justicia» –

Os canséis de decir: «Una acción es buena si es desinteresada».

¡Ay, amigos míos! Que vuestro sí-mismo esté en la acción como la madre está en el hijo: ¡sea ésa vuestra palabra acerca de la virtud!

En verdad, os he quitado sin duda cien palabras y los juguetes más queridos a vuestra virtud; y ahora os enfadáis conmigo como se enfadan los niños.

Estaban ellos jugando a orillas del mar, entonces vino la ola y arrastró su juguete al fondo: ahora lloran.

¡Pero la misma ola debe traerles nuevos juguetes y arrojar ante ellos nuevas conchas multicolores!

Así serán consolados; e igual que ellos, también vosotros, amigos míos, tendréis vuestros consuelos – ¡y nuevas conchas multicolores! –

Así habló Zaratustra.


  1. La reja del arado es el título que Nietzsche pensó dar en un principio a su obra Aurora.

  2. En esta misma segunda parte, De los doctos, repetirá Zaratustra esta irónica metáfora de los relojes, aplicándola allí a los «doctos».

  3. Nietzsche puede afirmar que, en alemán, «yo soy justo» suena igual que «yo soy vengado», valiéndose de la semejanza fonética existente en aquella lengua entre ambas expresiones: ich bin gerecht (yo soy justo), ich bin gerácht (yo estoy vengado).

  4. Paráfrasis del Evangelio de Mateo, 23, 12: «Pues el que se ensalce será humillado; y el que se humille será ensalzado.»

  5. En Más allá del bien y del mal hace Nietzsche la siguiente variación sobre este pensamiento: «Quien no quiere ver lo elevado de un hombre fija su vista de un modo tanto más penetrante en aquello que en él es bajo y superficial -traicionándose a sí mismo con ello.» La variación fundamental está en el paso de «no ser capaz de ver» (aquí) a «no querer ver» (allí).

  6. Véase, en la parte tercera, De tablas viejas y nuevas, 2, donde Zaratustra volverá a reprobar la vieja presunción de los hombres de saber ya hace mucho tiempo qué es el bien y el mal para ellos.

diciembre

“en este torbellino donde nada importa” dice Charly, y esa es exactamente la sensación que me provoca esta época.

Todos estamos muy agotados, quemados, y es entendible. Muchos llevan varios meses trabajando ininterrumpidamente, otros tantos están preocupados por meter la mayor cantidad de finales en la facultad, y así se dan varias condiciones que hacen que en este mes “estén todos locos”.

Todo sumado a las cosas buenas y de las otras que generan las fiestas. Que dónde nos juntamos, que si viene Fulano o Mengano, que si compramos tanta comida/bebida, regalos, etc. Seguidilla de despedidas. Mucho ruido, muchas cosas materiales para mi gusto.

Cada uno con la mochila pesada, con ganas de que termine de una buena vez el año. Ya no hay ganas de hacer mucho. Pero es necesario un pequeño esfuerzo más. El de ver si en alguna de estas “locuras” de fin de año estamos perjudicando a alguien más. Tolerancia, ponerse en el lugar del otro, un poco de tranquilidad nomás.

Tengamos un mes en paz. Y todos los que vienen también.